Noticias

Filtro de búsqueda

null Aqualia se convierte en el primer operador del ciclo integral del agua que acredita su contribución a los ODS

23/06/2021

Aqualia se convierte en el primer operador del ciclo integral del agua que acredita su contribución a los ODS

La compañía, participada por el grupo de servicios ciudadanos FCC (51%) y por el fondo ético australiano IFM Investors (49%), recibe el reconocimiento de AENOR por “incorporar la sostenibilidad a sus principios y alinear sus estrategias con los ODS más relevantes para su actividad”

La concesión del certificado es fruto de la intensa labor que Aqualia desarrolla desde hace años en favor de la sostenibilidad, en su triple vertiente financiera, social y medioambiental, y refrenda su objetivo de liderar la gestión responsable y eficiente del agua

En su Informe de Sostenibilidad 2020, que Aqualia presentará en los próximos días, la compañía ha aplicado por vez primera la metodología del International Integrated Reporting Council (IIRC), que favorece la creación de valor en el corto, medio y largo plazo. Además, la empresa también tiene en marcha un Plan Estratégico de Sostenibilidad 21-23

Rafael García Meiro, CEO de AENOR, ha entregado el certificado de Estrategia Sostenible (ODS) a Félix Parra, CEO de Aqualia, en un acto que se ha celebrado en la sede corporativa de Aqualia en Madrid

Aqualia se convierte en la primera empresa de gestión del ciclo integral del agua en recibir la certificación de Estrategia de Sostenibilidad y su contribución a los ODS de AENOR, por la incorporación de la sostenibilidad a los principios de la compañía y por alinear las estrategias de la entidad con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas más relevantes para su actividad. 

Rafael García Meiro, CEO de AENOR, ha entregado el certificado a Félix Parra, CEO de Aqualia, en un acto que se ha celebrado en la sede corporativa de la compañía en Madrid. En su intervención, el primer ejecutivo de Aqualia ha destacado que “somos aliados estratégicos de las administraciones públicas en la prestación de todo tipo de servicios del ciclo integral del agua. También en el plano de la sostenibilidad le brindamos nuestra colaboración al sector público para que, juntos, alcancemos más rápidamente los Objetivos de Desarrollo Sostenible sin dejar a nadie atrás”. Por su parte, García Meiro ha desatacado la labor real de Aqualia como referente mundial en sostenibilidad, “liderando un movimiento del que la sociedad tiene que tomar ejemplo”. 

En su informe de auditoría, la entidad certificadora destaca como punto fuerte la integración de los distintos sistemas de gestión en la política internacional de Aqualia y señala cómo la actividad de la compañía contribuye a la consecución de los ODS. AENOR destaca especialmente iniciativas como el plan de comunicación interno y externo de Aqualia para la difusión de los ODS, a través de proyectos como #StepbyWater, la campaña www.compromisoreal.com y la web educativa www.aqualiaeduca.com.  

Esta certificación, cuyo objetivo es refrendar que la estrategia de Aqualia incorpora la sostenibilidad y está alineado con los ODS relevantes para el core de su negocio, generando confianza a terceros y distinguiendo su contribución empresarial, es fruto del continuo trabajo que Aqualia viene desempeñando desde hace años para contribuir, a través de su trabajo cotidiano, a la consecución de los ODS y al liderazgo en la gestión responsable y eficiente del agua. Toda esta actividad ha confluido en el Plan Estratégico de Sostenibilidad 21-23 que impulsa a la compañía hacia la consecución de los ODS, no sólo porque marca proyectos, acciones e indicadores de desempeño, sino porque el Plan permite medir los progresos realizados y rendir cuentas a los stakeholders de la compañía.

La certificación de Estrategia de Sostenibilidad y su contribución a los ODS de AENOR se traduce en tres importantes beneficios como son el disponer de un esquema de certificación para la gestión de la sostenibilidad de forma global alineado con una referencia internacional comúnmente aceptada; trasladar este compromiso a las partes interesadas; y la posibilidad de compatibilizar este modelo con otros reportes, ya sean voluntarios o reglamentarios como el reporte de información no financiera o el Global Reporting Iniciative (GRI), entre otros.

Fruto de su saber hacer como empresa especializada en la gestión de todas las fases del ciclo integral del agua, la compañía mantiene activos más de una veintena de proyectos de I+D. Esta intensa actividad innovadora supone, por ejemplo, la transformación de las estaciones depuradoras en biofactorías, el desarrollo de tecnologías de depuración de bajo coste para el saneamiento de las aguas residuales de pequeñas poblaciones o la obtención de 14 patentes propias, como la desarrollada en el marco del proyecto H2020 MIDES para la desalación de agua sin aporte externo de energía. 

Asimismo, Aqualia también pone al servicio de la sociedad su tecnología orientada la digitalización de la gestión hídrica. Así, gracias a los canales digitales de atención al ciudadano, la empresa ha emitido cerca de 2,5 millones de facturas electrónicas en 2020 e incrementó la atención por todos sus canales digitales durante los meses más duros de la pandemia. 

A través de su propia plataforma tecnológica, Aqualia LIVE, la compañía integra siete herramientas diferentes que permiten el despliegue de toda una serie de procesos en una única aplicación móvil, con la consiguiente mejora de la eficiencia de sus equipos de trabajo y, en consecuencia, del servicio prestado a los ciudadanos.

En 2018 la compañía realizó un laborioso análisis de materialidad e inició un proceso de escucha activa a más de 18.000 personas de entre sus grupos de interés, que han permitido a la compañía conocer y medir los impactos más relevantes de su actividad.

Tras identificar y priorizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible con los que la Aqualia está comprometida, la compañía publicó su Informe de Sostenibilidad 2019, titulado #Escucha. Con este documento, Aqualia avanzó en su estrategia de sostenibilidad, aportando métricas de contribución a estos objetivos en base a un enfoque de triple balance (económico, social y medioambiental) y «glocal», término que alude a la interrelación de los aspectos globales e impactos locales.

Además, en 2020 Aqualia aplicó por primera vez en la elaboración de su informe la metodología propuesta por International Integrated Reporting Council (IIRC), coalición de reguladores, inversores, empresas, emisores de normas, profesionales contables y ONG. Estas normas buscan la orientación del reporting corporativo hacia la creación de valor. Para ello esta metodología propone una mejora de la información para los proveedores de capital financiero, la rendición de cuentas de la compañía en base a los capitales –financiero, intelectual, humano, natural, social, etc.–, así como una estrategia de pensamiento integrado para la toma de decisiones que deriven en la creación de valor en el corto, medio y largo plazo.

En 2020, el jurado de los Digital Communication Awards (DCA) reconocía #Escucha como el cuarto mejor informe anual digital del mundo, dentro de la categoría RSC e Informes anuales, y por delante de reconocidas marcas internacionales. Estos premios, organizados por la Quadriga University of Applied Sciences de Berlín, reconocen los mejores trabajos y campañas de comunicación digital de entidades públicas, empresas, agencias, asociaciones y ONGs.

Aqualia es la cuarta empresa de gestión del agua de Europa y la novena del Mundo por población servida, según el último ranking de Global Water Intelligence (marzo de 2021). En la actualidad presta servicio a cerca de 30 millones de personas de 17 países: Argelia, Arabia Saudí, Colombia, Chile, Ecuador, Egipto, Emiratos Árabes, España, Francia, Italia, México, Omán, Portugal, Qatar, República Checa, Rumanía y Túnez. En el ejercicio 2020 facturó 1.188 millones de euros con una cartera de negocio superior a los 15.000 millones de euros. Aqualia es la empresa de gestión del ciclo integral del agua del grupo de servicios ciudadanos FCC (51%) y del fondo ético australiano IFM Investors (49%).