Noticias

Filtro de búsqueda
Etiquetas
Etiquetas

Un buzo se sumerge en agua residual para realizar una reparación en la depuradora de La Ranilla

11/06/2019

Un buzo se sumerge en agua residual para realizar una reparación en la depuradora de La Ranilla

Había que realizar una compleja operación de mantenimiento en la planta, que se ha logrado culminar con éxito y sin alterar el funcionamiento normal de la instalación con la inmersión de un buzo especializado 

A ciegas y cargado con un equipo de más de 50 kilos, el buzo trabajó bajo 6 metros de profundidad de agua residual para solventar un problema con una bomba de impulsión

Un buzo se sumerge en agua residual para realizar una reparación en la depuradora de La Ranilla

La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de La Ranilla, en Sevilla, ha sido escenario de una compleja operación de mantenimiento en el pozo de gruesos, la primera parte de la instalación a la que entra el agua fecal sin recibir aún ningún tipo de tratamiento de limpieza previa.

Este pozo, rectangular y de unas grandes dimensiones (6 x 5 metros aproximadamente), va acumulando en su interior todos los residuos que se reciben en la depuradora a través de la red de alcantarillado, y unas potentes bombas los impulsan después hacia la siguiente fase para comenzar el proceso de limpieza del agua.

A una de estas bombas, instalada en el fondo a 6 metros de profundidad, se le había soltado una parte que era necesario recuperar para su reparación. Para hacer esto habría sido necesario vaciar el pozo de gruesos, lo que habría afectado al funcionamiento normal de la planta.

Es por esto que Aqualia, empresa encargada de la gestión y mantenimiento de la planta para Emasesa, decidió realizar esta operación a través de la inmersión de un buzo especializado sin parar el funcionamiento de la instalación. 

El equipo estaba formado por 4 personas más, entre las que se encontraba otro buzo igualmente equipado preparado para socorrer a su compañero en caso de que hubiera cualquier incidencia durante la inmersión.  

Cargado con un equipo de más de 50 kilos, el especialista trabajó durante más de dos horas en el fondo del pozo de gruesos hasta dar con la pieza que se había soltado de la bomba y a tientas atornilló los 4 anclajes a una cadena con la que se pudo subir dicha pieza mediante una grúa hacia la superficie para proceder a su reparación. Después se encargó de instalar la nueva bomba en el fondo.

El buzo consiguió realizar este trabajo sumergido en las aguas residuales, a 6 metros de profundidad y sin ningún tipo de visibilidad, solo ayudado por el tacto y guiándose por las indicaciones de voz que recibía de los técnicos de Aqualia mediante el equipo de comunicaciones.    


La operación contó en todo momento con un estrecho control de las medidas de seguridad necesarias y se completó de manera exitosa evitando cualquier daño humano y/o medioambiental.  


La EDAR La Ranilla
Esta instalación depura las aguas residuales de la zona este de Sevilla y del municipio de Alcalá de Guadaíra, así como la zona industrial entre ambos núcleos. Tiene una capacidad de tratamiento de 90.000 m3/día y cuenta con un tratamiento terciario para un caudal de 15.000 m3/día que permite la reutilización del agua resultante para el riego de campo de golf.


Aqualia, entre los líderes mundiales en la gestión del agua
Aqualia es la empresa contratada por Emasesa para la gestión de la EDAR La Ranilla. Está participada por el grupo de servicios ciudadanos FCC (51%) y por el fondo ético australiano IFM Investors (49%). La compañía es la cuarta empresa privada de agua de Europa por población servida y está entre las diez primeras del mundo, según el último ranking de GWI (noviembre de 2017). 
En la actualidad presta servicio a 22,5 millones de usuarios en 1.100 municipios de 22 países.

 

Imágenes