La E.T.A.P. de Cabornio

La estación de tratamiento de agua potable de Oviedo dispone de 3 posibles aportes de agua bruta llegando cada uno de ellos de forma independiente a la planta.

  • el de los manantiales de la Sierra del Aramo
  • el del embalse de Alfilorios
  • Y el de los pozos de Palomar

El agua procedente de cada uno de estos 3 orígenes presenta características diferentes, por lo que cada una de ellas requiere un tipo de tratamiento, y es en este punto dónde la ETAP de Oviedo presenta una singularidad respecto a otras plantas:

la posibilidad de independizar por líneas cada uno de los aportes adaptando al máximo el tratamiento necesario para conseguir, en cada caso, la calidad exigida por Ley en el agua tratada.

Procesos de los que consta el tratamiento global:

  • Preozonización
  • Coagulación-floculación
  • Decantación
  • Ozonización intermedia
  • Filtración
  • Desinfección

A continuación iremos describiendo brevemente, y en orden secuencial, tanto las instalaciones como el tratamiento que el agua bruta puede recibir en esta planta.

En primer lugar, a la entrada de la ETAP, se realiza la medida y regulación de los caudales, pasando a continuación a lo que denominamos cabecera de planta que es la zona más elevada a partir de la cual, el agua discurre por gravedad durante todo el proceso y continúa así hasta llegar a los depósitos de Oviedo.

Posteriormente, el agua llega a la cámara de preozonización donde realizamos la dosificación de ozono

  • La corta vida media del ozono hace que no sea posible su almacenamiento y transporte, sino que es necesario generarlo “in situ”. En esta planta, se genera a partir del oxígeno líquido mediante una descarga eléctrica de alto voltaje (entre 10.000 y 20.000 voltios)
  • El alto poder oxidante del ozono, es decir, su gran capacidad para reaccionar, hace que los tiempos necesarios de contacto con el agua sean muy cortos, y que desaparezca rápidamente no dejando, por tanto, ningún residuo.
  • A su vez, es este alto poder oxidante el que permite utilizar al ozono para:
    • Eliminar la materia orgánica presente en el agua
    • Controlar las algas
    • Eliminar el color, olor y sabor
    • Desinfectar el agua

En definitiva el tratamiento con ozono permite conseguir una agua de excelente calidad.

La potabilización del agua con ozono se utiliza desde hace más de un siglo, existiendo en la actualidad instalaciones en plena actividad en las principales ciudades del mundo: Amsterdan, Montreal, Berlín, Florencia, Madrid….y una larga lista a la que desde ahora se viene a sumar la ciudad de Oviedo

A continuación, esa agua llega a la fase del tratamiento conocida como coagulación-floculación en la que se eliminan los coloides y las materias en suspensión.

Para ello, primeramente el agua entra en la cámara de mezcla rápida, llamada así ya que es aquí, mediante un agitador de hélice que gira a gran velocidad, donde se provoca la completa e íntima mezcla entre el agua y el coagulante dosificado dando lugar a la formación de pequeños flóculos, los cuales aumentan su tamaño en la siguiente cámara, cámara de floculación, mediante la adición del floculante, cuya misión es la de incrementar la masa de los flóculos formados previamente facilitando así su decantación o sedimentación.

Como comentamos anteriormente, este proceso de coagulación-floculación tiene como misión la de eliminar las sustancias en suspensión que debido a su pequeño tamaño y extraordinaria estabilidad requerirían unos tiempos de sedimentación inviables, por poner un ejemplo: el tiempo que necesitaría una partícula cuyo tamaño estuviera comprendido entre 0,1 y 1 micra sería de dos años.

Una vez formados los “macroflóculos” a partir de las sustancias en suspensión junto con el coagulante y el floculante, el agua pasa a la zona de decantación o sedimentación, en donde, en función de la diferente densidad existente entre los flóculos (pesados) y el agua relativamente libre de flóculos (menos densa) se produce el “ascenso” del agua decantada y clarificada, que se recoge desde la superficie del decantador en las canaletas de acero inoxidable, las cuales descargan en un canal común que va a parar a la cámara de ozonización intermedia y de ahí al canal de reparto a filtros.

La filtración es otro proceso de separación de sólidos del agua, fundamentado en el paso de una mezcla sólido-líquido a través de un medio poroso, el cual retendrá los sólidos permitiendo, por contra, el paso del líquido.

La E.T.A.P. dispone de12 filtros (4 filtros por línea) cuyo material filtrante es arena silícea de granulometría fina y homogénea.

Finalmente la última etapa del tratamiento es la desinfección mediante la utilización de cloro gas, el cual nos permite mantener una cantidad de desinfectante residual en el agua que impedirá una posible contaminación durante su distribución hasta su llegada al grifo del consumidor.